Guía de la comunicación verbal y no verbal

Desde la gran evolución del hombre, la comunicación ha sido uno de los cimientos más sólidos de la civilización humana. Sin comunicación, sería casi imposible sobrevivir, y esto se aplica no sólo a los seres humanos, sino también a los animales e incluso a algunas plantas, por supuesto de forma completamente diferente.

Fundamentos de la comunicación

Para los humanos, la comunicación es una cuestión de supervivencia, porque nuestra especie no puede no depender de los demás. Y la comunicación nos permite transmitir la información que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos. Sobre todo porque hoy en día, con demasiada comunicación a través de nuestras pantallas, podemos olvidar que la comunicación cara a cara sigue siendo la más eficaz.

La comunicación verbal es una forma de comunicación que utiliza verbos. No requiere necesariamente el uso de la voz; por ejemplo, el uso del makaton o lenguaje de signos es una forma de comunicación verbal. El principio de esta comunicación verbal es utilizar las palabras para expresarse. Como su nombre indica, la palabra “verbo” tiene un significado importante en esta forma de comunicación, que funciona mediante palabras. Hay dos formas de comunicación: la verbal y la no verbal son dos cosas completamente distintas, aunque cada una tenga la misma finalidad que la otra. En cualquier forma de comunicación, lo importante es transmitir un mensaje a otra persona. El mensaje puede ser voluntario o involuntario y comprendido consciente o inconscientemente. Como toda comunicación, se necesita una herramienta para transmitir el mensaje, en nuestro caso la herramienta puede ser la capacidad lingüística humana o simplemente el cuerpo. El hecho de que los demás perciban inconscientemente los mensajes que transmite nuestro cuerpo nos permite tomar el poder sobre los demás, y para quienes lo necesiten se recomienda el coaching de un profesional.

Comunicación verbal

La comunicación verbal y no verbal son tipos de comunicación y la verbal es la que ocupa más espacio en tu campo de visión, es la que percibes directa y conscientemente. Puede ser a través de todo tipo de cosas, pero principalmente a través de las palabras, el habla, la voz, los mensajes también forman parte de ello. Hay que tenerlo todo en cuenta, desde el vocabulario utilizado hasta la entonación de la voz y la velocidad con que se pronuncian las palabras. Lo importante que hay que recordar sobre la comunicación verbal es que siempre que se produce una metacomunicación se pierde mucha información. A grandes rasgos, lo que se suele recibir es: aproximadamente el 7% del contenido del mensaje transmitido, el 38% de la transmisión está en la forma de pronunciar el mensaje y, sin querer, el 55% está en la expresión facial.

Comunicación no verbal

En la vida cotidiana, la comunicación no verbal es el tipo de comunicación que una persona percibe de forma inconsciente o involuntaria. En este caso, es el cerebro el que analiza directamente los datos en muy poco tiempo sin ser consciente de ello, de forma inconsciente. Para algunas personas influyentes, por ejemplo, la comunicación no verbal es la que garantiza gran parte del mensaje que quieren transmitir a su público. Por eso los presidentes, representantes y demás necesitan un coach para adaptar su comunicación no verbal. Esto se hace a través del cuerpo, de la posición del cuerpo, de los movimientos, incluso de los más pequeños. La comunicación no verbal sigue siendo un estudio neurológico, por un lado, y psicológico, por otro.

Guías hacia la excelencia

No sería correcto decir que modificar y adaptar sus modos de comunicación, es decir, la comunicación verbal y no verbal, sería como intentar manipular a su público sin que éste lo sepa, pero eso es exactamente lo que es. A través del coaching, podrías adquirir un poder total sobre los demás. Cambiando tu estilo de comunicación, podrías dar rienda suelta al tipo de persona que quieres que los demás vean en ti. Puede tratarse de ser abierto, o de mostrar autoridad, también puede tratarse de la presencia de la persona o de darle una imagen de confianza, que haga que quiera confiar. Hay muchas opciones y puede servir para diferentes propósitos. Estos métodos se utilizan sobre todo en política para controlar a la multitud con una simple mirada o un gesto literal. Por otra parte, saber analizar y comprender los distintos tipos de comunicación también nos permite entender mejor nuestro entorno, nos permite descifrar todo lo que hay de inconsciente en la otra persona. Así, podría saber de antemano si una persona le está mintiendo, por ejemplo, sólo por el sonido de su voz o por los gestos que hace con las manos.