¿Qué formación debe seguir para vender más en todas las estaciones?

La venta es una profesión maravillosa cuando se aborda de forma ética, constructiva y útil. Afortunadamente, gran parte de la teoría del desarrollo de ventas va en esta dirección positiva. Los orígenes de la palabra “vender” son un útil recordatorio de su significado más puro. La venta es un tema amplio, que abarca muchas técnicas de venta, teorías de venta, modelos y métodos de formación en ventas, como la formación de cierre. ¿Qué formación debe seguir para vender más en todas las estaciones? Para intentar responder a esta pregunta, hablaremos de qué se entiende por formación en ventas, qué es el cierre y qué habilidades se requieren en la formación en ventas.

Proceso de venta anticuado VS moderno

Esto ilustra el cambio fundamental en la teoría de las ventas que se produjo especialmente durante la década de 1980, reflejando el desarrollo de un mercado cada vez más competitivo y un público comprador más informado. La llegada de Internet y la globalización en la década de 1990 supuso que los antiguos estilos de venta, basados en teorías de persuasión y control unidireccionales, quedaran definitivamente obsoletos para todas las actividades comerciales principales.

El desarrollo de ideas y métodos de venta es progresivo. La venta refleja inevitablemente los cambios en el mundo de los negocios y las comunicaciones. Tenga en cuenta que cuando se hace referencia a la “organización” del cliente, se trata de una situación de empresa a empresa; sin embargo, los principios se aplican en todos los demás aspectos a las situaciones de venta de empresa a consumidor o de persona a persona. Un curso de formación de cierre le proporciona las técnicas para cerrar una venta.

El desarrollo de la función comercial

La pura transacción es, en efecto, un paso más allá del trueque de la Edad de Piedra. Venta básica. Productos estandarizados, precio y fiabilidad: hay poco en lo que confiar, el negocio puede ser espasmódico, cotidiano e impredecible. No hay más relación que la transacción. Desde los inicios de la venta como profesión, popularizada por Dale Carnegie, entre otros, a principios del siglo XX, la continuidad, la coherencia, la durabilidad y una cierta comprensión de los problemas reales del cliente se han considerado valiosas tanto para la organización vendedora como para la compradora.

Los intangibles, como la continuidad de la comunicación y el contacto, la coincidencia de estilos comerciales, la flexibilidad y la adaptabilidad mutuas, son considerados ventajas relevantes por el cliente, que pueden justificar una prima de precio y, por tanto, ofrecer protección frente a competidores “más baratos” y fidelizar al proveedor. La prestación de apoyo en materia de gestión e información por parte del vendedor a la organización compradora y el intercambio y la cooperación en estos ámbitos representan un aumento significativo de la profundidad y la eficacia de la relación de venta.

La técnica de cierre

El cierre es el objetivo final de cualquier venta. Por ejemplo, cuando compra o refinancia una vivienda, el último paso del proceso se denomina cierre. Es el momento de ultimar todos los detalles de la transacción. Saber lo que se espera de usted y comprender las condiciones clave de la compra de una vivienda puede facilitar el proceso. De hecho, para vender cualquier cosa, hay que tener confianza y seguridad empresarial para cerrar. La confianza comercial le ayuda a comunicarse directamente, tomar decisiones con rapidez y hacerse valer ante los clientes. También debe comunicarse eficazmente con sus clientes potenciales. Su objetivo para las llamadas de ventas es dedicar un 43% a hablar y un 57% a escuchar a su cliente.

Acaba de prepararse su segunda taza de café después de repasar su lista de tareas matutinas. Te sientes seguro, motivado, con energía y listo para hacer una gran venta. Es hora de sacar lo mejor de tus dotes de comunicación. No todas las técnicas para mejorar sus habilidades de venta nacieron en la era digital. Algunos se remontan a la época de Aristóteles. El antiguo filósofo griego describió tres reglas de la persuasión: establecer tu credibilidad, apelar a la emoción y presentar un argumento válido.